IdG en el discurso público

Mesas informativas feministas e IdG

Como es lógico, todo totalitarismo se niega al diálogo. Aquí se aprecia como en supuestas mesas informativas no son capaces de responder a preguntas de un ciudadano normal. Es interesante ver cómo el feminismo y la IdG son movimientos principalmente auspiciados y fomentados por la izquierda política, de hecho, fijémonos en la camiseta del que está en la mesa. Es más que sabido que el feminismo es un movimiento político para intentar conseguir poder mediante el victimismo y la utilización de las mujeres. No es un movimiento aséptico por la igualdad. Es un movimiento político que no quiere jugar al juego democrático y parlamentario -donde se hacen preguntas y respuestas- sino imponer su visión errónea de la realidad social y humana.

Esta es la realidad del discurso feminista, ¡Qué no te engañen con la palabra "igualdad"!

El discurso feminista a pervertido la semántica de la igualdad. Bajo una palabra que a primera vista parece buena, se esconde la realidad del feminismo.

La sociedad se ha dado cuenta ya. Es una pena que una palabra tan hermosa como la feminidad (y la masculinidad) esté siendo pervertida por una muy parecida morfológicamente como es feminismo pero con una carga semántica muy distinta. En la infografía se aprecia la realidad de significado de igualdad que el feminismo usa hasta la saciedad.

Este es su verdadero discurso público, a veces más explícito a veces más encubierto.

El discurso público de las mujeres como "seres de luz" impulsado por el feminismo se derrumba

Ni hombres ni mujeres son buenos o malos por naturaleza. La bondad y la maldad se debe juzgar sobre las acciones concretas. El feminismo se ha dedicado a intentar hacer creer que los hombres son malos y las mujeres son seres de luz por naturaleza.

El mito se derrumba. Nadie cree ya este paradigma que ha servido como fundamento del discurso del marxismo cultural de género que usa el feminismo. Hay mujeres excelentes y mujeres malvadas. Todo el mundo lo comprobamos diariamente. Las feministas deben ser juzgadas social y legalmente por querer trasladar paradigmas sociales falsos e intencionadamente crueles.